Gasco / Terpel y la distribucion de GNC

 

 Gasco competiría por activos de Terpel en Chile para impulsar negocio de gas vehiculargnc-taxis.jpg

Gasco competiría por activos de Terpel en Chile para impulsar negocio de gas vehicular

Los puntos de venta permitirían a la distribuidora concretar su plan de convertirse en un operador fuerte en este combustible. Cercanos a la firma dicen que, a la espera de que Copec inicie la venta, la filial de CGE estaría evaluando una eventual oferta.

El Mercurio Recién durante 2011, Copec iniciaría la venta de los activos de Terpel en Chile. Sin embargo, en el mercado ya se especula con los candidatos que podrían competir para quedarse con las 206 estaciones que la colombiana opera en el país.

Es así que Gasco, la distribuidora de gas ligada al grupo CGE, se sumó a la lista que ya integran la gigante brasileña Petrobras y la estatal Enap.

En el mercado indican que las razones que fundamentarían un eventual interés por parte de esta compañía, presente además en el mercado de gas licuado y natural, son fuertes: hace un par de años Gasco se involucró en un plan para masificar el uso del gas natural vehicular (GNV) a través de una alianza precisamente con la colombiana Terpel.

Si bien Gazel es la marca a través de la cual la colombiana desarrolla la venta minorista de GNV en los países de la región en que está presente, en el caso de Chile, la extranjera se asoció con Gasco, que tiene el 50% de la propiedad.

Los planes de la distribuidora nacional son llegar con GNV a todo el parque vehicular del país -no sólo al transporte colectivo, que es el único autorizado actualmente-, y contar con los puntos de venta que próximamente enajenará Copec. Esto le ayudaría a adelantar un cronograma inicial, que -de acuerdo con lo declarado por la propia Gazel- considera instalar 30 estaciones de venta en los próximos cinco años.

La compañía del grupo Angelini podrá vender Terpel Chile cuando termine la OPA por las sociedades que controlan a la Organización Terpel, de la cual dependen 206 estaciones.

Cercanos a Gasco indican que a la espera de que este proceso de enajenación se oficialice, la compañía estaría evaluando esta operación para en su momento presentar una oferta.

Montos en juego

En el mercado estiman que a la luz de los resultados de Terpel Chile, con ventas por US$ 905,1 millones y utilidad neta de US$ 6,5 millones en 2009, las ofertas que Copec podría recibir por este activo irían desde US$ 150 millones a US$ 180 millones, no más del 85% de lo que la colombiana pagó en 2007 a la hispano-argentina Repsol YPF, por estas estaciones.

Las mismas fuentes indican que, pese a que el gerente general de Copec, Lorenzo Gazmuri, declaró que a la hora de vender privilegiarán la oferta que represente el mayor beneficio para los minoristas de la Organización Terpel, sería atractivo vender a un nuevo actor como Gasco.
¿La Razón? Petrobras es un competidor fuerte, y con esas 206 estaciones saltaría al segundo lugar del mercado, indican analistas que conocen el negocio de distribución.
Mientras que Enap, al ser estatal -como dijo Gazmuri-, plantearía nuevas reglas del juego en el mercado minorista de combustibles. Pero la distribuidora de gas natural y licuado (Gasco) no buscaría más que el 10% que hoy tiene Terpel, ya que con esa porción quedaría en condiciones de cumplir sus planes.

US$ 1 millón cuesta instalar una estación de GNV. Además, se requieren diversos permisos.

$60 mil es el ahorro mínimo mensual al usar GNV en vez de gasolina.

35% más barato que la bencina es actualmente el GNV.
100 mil taxis-colectivos hay en Chile y son el mercado inicial del GNV.

Combustible hasta ahora está reservado para el transporte colectivo de pasajeros

El gas natural vehicular está ganando terreno como alternativa de combustible. Más de 10 millones de automóviles en 80 países ya lo utilizan.

En Chile, antes de la crisis del gas natural argentino llegaron a ser 5 mil (de un total nacional de cien mil) los vehículos de transporte colectivo que fueron adaptados en la Región Metropolitana para usar este energético en combinación con la gasolina. Así comenzaba a darse forma a un negocio que estaba bien aspectado, pero que en 2007 se frenó, por las restricciones en los envíos desde el otro lado de la cordillera.

Hoy, con la disponibilidad de GNL, que garantiza el suministro, las empresas están haciendo frente a la mala imagen que les dejó la coyuntura energética para reflotar y masificar el uso del gas natural vehicular (GNV), que por la normativa está autorizado sólo para el transporte colectivo.

Las armas que están usando las empresas son los beneficios económicos, operacionales y medioambientales de este hidrocarburo frente a competidores como gasolina y diésel.

En Chile, el parque de taxis colectivos bordea las cien mil unidades. De ellas, además de las 5 mil que ya cuentan con el kit para quemar GNV, se suma un número similar
acondicionado para gas licuado.

Operadores, como la propia Gazel, han señalado que frente a la bencina, el GNV puede reducir en 35% el gasto mensual en combustible. El presidente de la Confederación Nacional de Taxis Colectivos, Héctor Sandoval, ratifica que éste es el mayor incentivo de este hidrocarburo, pues, según sus cálculos, un taxista puede ahorrarse al mes entre $60 mil y $70 mil.

A nivel de autonomía, un automóvil con un estanque promedio de 20 metros cúbicos (m3) puede recorrer entre 300 y 350 kilómetros, y el rendimiento es 1,3 veces superior que el de la gasolina.

Especialistas mencionan el mejor funcionamiento del motor con gas natural, lo que reduce el gasto en mantención, por ejemplo, en cambio de aceite. Un tercer elemento es el medioambiental, pues las emisiones de dióxido de carbono con este hidrocarburo son 25% menores que las de la gasolina, mientras que en monóxico de carbono son 95% inferiores, pues no contiene azufre.

Sandoval estima que se observa una mayor decisión por parte de los taxistas y colectiveros para usar GNV, lo que le permite asegurar que el GNV se masificará.
Lo mismo piensan las empresas que reconvierten -en el caso de autos ya adaptados que dejaron de usar gas- y convierten nuevos usuarios, pues en 2009 -cuando las estaciones volvieron a vender el combustible-, el ritmo de atención bordeaba los 25 automóviles por día, en el caso de AutoGas.

Futurgas, otra de las tres empresas que prestan el servicio, por estos días maneja una lista de espera de clientes y ha recibido consultas de particulares. Jéssica Salinas, de esta firma, explica que el subsidio que entrega Metrogas para este proceso ha permitido bajar el costo de la conversión desde casi $1 millón, que costaba antes de la crisis, hasta $260 mil.


Fuente / El Mercurio

|

Comentarios

Hola espero me puedan ayudar le quiero intalar Gasco a mi taxi marca huyundai y saber si existen lugares donde cargar gasco en santiago.

 

Espero me puedan ayudar si ven este mensaje alguna compañia que instale este tipo de equipos me mandan un mail.                

Mi consulta es cuando ya se empezaria a distribuir GNV en valparaiso o villa alemana ya que yo y muchos contamos con el kit y el cual no podemos usar no hay empreza que distribuya gas natural en la zona de ante mano muchas gracias epserando una pronta respuesta ALBERTO.

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar